Esto no es para ti...

Escribo estas notas simples, ya no para que las leas, sino porque yo las tengo que escribir... porque es difícil comprender el peso de una palabra que no se dijo, que no se gritó, que no se escribió... sólo hasta que es liberada, aunque ya no sea escuchada, aunque no sea leída.

Tú qué me lees, esto no es para ti, y tal vez a quien se lo escribo nunca lo lea, pero queda aquí para dejar testimonio de que comprendí, a través de la triste experiencia, que el amor profundo, el amor del que se canta, del que se escribe, ese, el amor eterno, siempre es unilateral... sólo así es que se vuelve inmortal.

Y es ese amor al que uno se vuelve adicto, al que no termina, porque no hay límite en la caída, porque no hay fondo en ese vacío en el que se vuelcan las esperanzas, esas que alimentamos creyendo que, por simple justicia básica debían ser contestadas...

...pero no.

Es la vida en el autoengaño, ni siquiera engaño, pues la conciencia del mismo le da ese sabor de derrota constante, y nos baña del estoicismo del que pelea una batalla perdida, pero no ha de bajar los brazos, ese dejo de falso heroísmo que por lo menos nos concede el protagonismo de la tragedia que representamos.

Tú que me lees, si te has quedado a mi lado hasta este momento, comprenderás lo íntimo de lo que escribo, pero sabrás también que el mensaje es universal, y que esto sólo es la catarsis de un corazón que descubre que por fin puede sentir algo, pero que con horror encuentra que sólo es dolor.

Esto no es para ti, pero confío en que te evite que alguna vez lo tengas que expresar por ti mismo.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

"La mayor parte de la escritura se hace lejos de la máquina de escribir."

Espero que el desamor no lo convierta en una estatua por el contrario que lo sume a la lista de experiencias que ha adquirido en su vida ya que es lo que nos hace ser quien somos, y claro dan lugar a la creación de textos líricamente ricos y bellos sin ser cursi lo cual se le agradece.

No deje de escribir, tampoco de olvidar por la fuerza es imposible, es inútil intentarlo, no tiene sentido. Lo que sí se puede hacer darle un respiro a la mente, buscar nuevos caminos.

Las emociones humanas son inagotables, pero cuando creemos que ya pocas cosas nos sorprenden nos encontramos frente a lo inesperado. Y este texto nuevo en su estilo me gustó mucho, me hizo recordar que hay veces en que todo es como un rompecabezas con sus piezas esparcidas, sin instructivo, sin una imagen para guiarse que no sabemos si realmente sea eso o es un laberinto de palabras imágenes y malos entendidos que al tratar de armar el rompecabezas unas piezas no logran unirse cambian de forma de posición incluso se mueven solas.

De esos momentos en que no quieres oír nada sino hablar y reclamar y preguntar y volver a preguntar y cuestionarte qué diablos pasó y cómo sucedió?!.

No te olvides de los que seguimos esperado tus textos, hoy me has emocionado, impresionan tus letras, las bellas historias dejan heridas abiertas y escribir del desamor nostálgico, intenso. No dudo quedan muchos textos por escribir.

Saludos. AM

Anónimo dijo...

Cuánto dolor y satisfacción, admiro tu forma